El banco.

YI DIGITAL CAMERA

Hay un banco donde siempre te espero.

Sentada y despeinada miro la gente pasar.

Y esto, sabes, es algo sumamente triste.

No se, pero todo el que pasa deja tras de si

una estela sutil de melancolía.

Y la melancolía se convierte en lágrimas,

Mas bien diría que miro lágrimas pasar.

No es que tenga nada contra la tristeza, a la cual entiendo muy bien.

Solo que uno termina llorando en esta espera.

Creo que mucho no falta para que el cansancio que siento

me haga levantarme de este banco.

Y cuando lo haga, las melancolías y las lágrimas se quedaran muy solas.

 

 

Emmanuel.

40172570811_111bfef69a_o

Mar de amor en una noche silenciosa

Acuarela de estrellas y milagros

Mar de amor en un pesebre pequeñito

La vida ya no ha sido la misma

Porque contigo hubo

panes y peces para todos

El mejor vino en una fiesta

Perdón y gracia espantando piedras

Tumbas vacías

Tienes esa capacidad de estar

conmigo siempre

Terco me has abrazado

Tu no dejas

Tu no sueltas

Tu conmigo hasta lo negro

Tu mi luz y mesa para dos

Tu conmigo siempre

Mar de amor en una canción de cuna

Quiero mirarte hoy

Recordar que te tengo

Que el mejor presente es tu Presencia

Que amarte es una urgencia del alma

Tu conmigo

Incomprensible poema eterno

Mar de amor nuestra Belén diaria

Emmanuel

Tu conmigo

Con nosotros

Dulce como la miel tu nombre

Emmanuel

Foto: Raul Perdomo
*y Le pondrá por nombre Emmanuel (Dios con nosotros) Isaías 7:14 NBL*

Romerillo.

imag1283_36598587643_o

Eres mi flor favorita.

Aunque la mayoría ni siquiera piense que eres una flor.

Hierba de monte, amasijo de petalitos blancos en los matorrales.

Pero para mi eres flor.

Eres belleza pequeñita, justo del tamaño de mis manos.

Como mis oraciones, sin jardín, sin jarrones.

Con el alma al aire llena de sol y de luna.

Eres mi niñez encantada en aquellos años

Cuando mi mundo era mágico

Aquellos años que fueron tan pocos pero tan mucho.

Yo te amé romerillo.

Desde que te vi en medio del campo verde.

Y escuché a Dios cantando en tonada guajira.

Simple flor que te desparramas por todos lados,

que con fuerza naces y renaces en los rincones destruidos.

Romerillo yo te amé y no sabía tu nombre.

Pero mi alma te reconoció….y tu me abrazaste.