El banco.

8434645024_9a4241b01c_z

“Me estoy acostumbrando a las bienvenidas y los adioses, como si cualquier separación no fuera jamás ausencia, y las llegadas ocurrieran sin apegos. Ya no hay llanto en los ojos de los pies que sonríen al camino, ni raíces que se aferran a la tierra”. Giselle Lopez.

Hoy me he quedado sentada en el banco, mirando las hojas caer.

La vida en hojas otoñales se dispersa por el suelo.

Y yo en mi banco escondido, en ese rincón de mi alma donde me suelo perder.

Yo apenas. Yo sin fuerzas. Respirando lejanías y canciones del ayer.

Si pasaras no me reconocerías. Si pasaras ni te llamaría. Tomaría una foto de tu silueta distante, de tu alegría inocente, de tus abriles danzantes.

Y no se porque te espero, si tu, la de antes, ya no vienes por aquí.

Sin embargo hay días como este. Como tantos.

Donde me siento a pensarte. A extrañarte.

Porque te echo de menos, a ti, la de antes.

Y no me averguenza, no siento culpa.

Solo que ahora, el otoño duele bastante.

Anuncios

Poco a poco.

tio-raulito-245

Pero el silencio es cierto. Por eso escribo.

Estoy sola y escribo.

No, no estoy sola.

Hay alguien aquí que tiembla.  

Alejandra Pizarnik.

Se va marchando la tarde

Lentamente

Poco a poco

La noche se adueña

De rincones y telarañas escondidas

En las sombras

 

Se acerca la hora atroz

Las puertas se van cerrando

Los miedos escurridizos

Encienden velas

Hablan muy bajo

 

Se ha hecho canción sin voz

El pensamiento que evado

Las huidas duelen tanto

Tanto como el silencio

De aquella niña perdida

Empolvada de quebranto

 

Y siempre llega a las once

El reloj amenazando

Que pronto darán las doce

Y yo me quedo esperando

A ver si vuelve quizá

El sol/la vida/el descanso

 

Y vuelve a caer la tarde

Poco a poco

Llanto a llanto