Es solo un canto.

 

8497423763_9925ff6468_z

“Yo dejo mi palabra en el aire,
sin llaves y sin velos.
Porque ella no es un arca de codicia,
ni una mujer coqueta que trata
de parecer muy hermosa de lo que es.
Yo dejo mi palabra en el aire,
para que todos la vean,
la palpen, la estrujen o la expriman.
Nada hay en ella que no sea yo misma;
pero en ceñirla como cilicio
y no como manto pudiera estar toda mi ciencia.”

Dulce Maria Loynaz.

 

Voy deshojando el viento

Callendo lento

Buscando espacios

Calmando llantos

yo he visto la luna mirarme a los ojos

Ayer hablé con la abuela

Y sentí aquel sabor amargo

Volví a suspirar despacio

A sentir pesado

yo he sentido la lluvia mojar mis pies cansados

Voy sintiendo este cuerpo

Llegando a los bordes

Explorando los límites

De abismos salados

yo he visto la noche herida de muerte y espanto

Escucho los cantos

Del dia amarrado

No es corto el camino

Hacia el sol soñado

yo he andado perdida en el bosque olvidado

Espero de este lado

Sentada en la esquina

Mirando la tarde

Tomando el café de siempre

yo he amado hasta que el corazón se quedó callado

Dejame decirte

Que de vez en cuando

Recorro la calle aquella de la inocencia

Y a veces se me salen las lágrimas

yo he visto el pasado hablarme despacio

yo he visto tanto

dolido y corrido

y entonce cuando

pienso que llego

es solo espejismo

es solo un canto

Anuncios

Feeling in another language (9).

The Help Quote.

Sometimes i forget who i am.

Really.

 I get lost in the speeding world around me and i end up

hanging up in the corner of any year, of any life, of any day.

 Sometimes i forget that i am a little bit more than my name.

 I hear my name a lot. In a lot different ways.

 But that is not just me. That is only my name.

 And it can sound empty and bitter like the most dark of my memories.

 I know i can smile, and give hugs and love if you let me to.

 And i can cry like crazy. And shake like crazy.

 And my eyes can show you a terrible fear and deep ocean full of nothing.

 But i am not crazy, i think…

 Also i can feel really alone and afraid. And it get worst when the sunset comes.

 Sometimes, people around me have no idea who i am.

 They have a picture, a nice one, and that is all they can handle.

 And i got them. I really do.

 Being me is hard work, bloody work.

 I’m the person who try hundred times and never seems to get it right.

 There is always something wrong.

 And see, when i pray i can only can repeat and repeat:

 God be with me..

God please don’t leave me..

God be with me..

Be with me Lord..

Don leave me..

 And im thinking why we can not just say everyday to each other:

 You is kind..

You is smart..

You is important..

Foto Diaria. Día 11. Dulce.

IMG_4574

“I am beginning to learn that it is the sweet,

simple things of life which are the real ones after all.”

Laura Ingalls Wilder.

Y debo decir, es verdad. En medio de tantas cosas grises, en cuanto un Kit Kat cae en mi boca, tengo mis cinco minutos de calma. El chocolate es real, lo demás por unos momentos es humo.

Sobre todo cuando por causa de algunos medicamentos que tomo tengo esos “sugar cravings”, quiero comer desesperadamente algo dulce, lo que sea. Por suerte mis “sugar cravings” pueden ser saciados facilmente, y pal’carajo…yo no como mis dulces con miedo, ni con dietas. Así que ya sabes, le entro con tantas ganas que hasta mis ojeras cogen color caramelo.

Y no, yo no soy de esas mujeres que se curan de la depresión o de un mal día comiendose un tarro de helado de chocolate. Eso es vaina. Comer dulces para amenguar la tristeza y la soledad es cosa de tontos.

La tristeza, el dolor, la soledad, la angustia….se lloran y se gritan. No se embarran de chocolate.

Lo dulce es sagrado señores. Piensalo. Vas a comer algo que te gusta, porque te da la gana, cuando te da la gana. Velo así y para la próxima que tengas una barra de Herseys en tus manos y pienses en la talla de tu pantalon, te va a importar un comino y vas a dejar que tus dientecitos blancos acaben con esa delicia sin dejar un pedacito.

Porque al final, tu no vas a ser nunca Jennifer Lopez y tu mente y tu corazón siempre te van a agradecer un gustito de los buenos.

Así que dale…y cuando te comas un Kit Kat acuerdate de mi.