Romerillo.

imag1283_36598587643_o

Eres mi flor favorita.

Aunque la mayoría ni siquiera piense que eres una flor.

Hierba de monte, amasijo de petalitos blancos en los matorrales.

Pero para mi eres flor.

Eres belleza pequeñita, justo del tamaño de mis manos.

Como mis oraciones, sin jardín, sin jarrones.

Con el alma al aire llena de sol y de luna.

Eres mi niñez encantada en aquellos años

Cuando mi mundo era mágico

Aquellos años que fueron tan pocos pero tan mucho.

Yo te amé romerillo.

Desde que te vi en medio del campo verde.

Y escuché a Dios cantando en tonada guajira.

Simple flor que te desparramas por todos lados,

que con fuerza naces y renaces en los rincones destruidos.

Romerillo yo te amé y no sabía tu nombre.

Pero mi alma te reconoció….y tu me abrazaste.

Anuncios

Donde el sol se pone.

 

IMG_1392

 

Al atardecer iré
con mi cántaro azul al río,
para recoger la última
sombra del paisaje mío.

Dulce Maria Loynaz.

El sol que se va, triste sol que parte solo con esos colores ardientes.

Siempre estaré aquí, donde se pone el sol.

El atardecer hace tiempo me hizo suya.

Prisionera de la melancolía y la poesia que nadie escribe a esta hora.

Yo volaré algún dia donde el horizonte no duela.

Yo llegaré más allá del atardecer.

Donde la calma de lo infinito me hará dormir.

Siempre, siempre.

La luz del sol me abraza cuando se va.

Y se lleva un poco de mis fuerzas.

Y me deja una de esas tristezas.

Tristeza pura y sin adornos.

Más alla de todo lo escondido.

Donde el llanto es como el rocio de la mañana.

Donde alguien me abraze en silencio.

Siempre, siempre.

Al atardecer la vida se me encoge.

Y yo busco y busco como estar bien.

Los rincones sin luz y las memorias sombrías me persiguen.

No tengo donde esconderme.

No me dejes Dios mio.

Soy como una hoja seca flotando en el lago.

Siempre, siempre.

Donde el sol se pone.