Corazón de papel.

29008348966_8c3b296789_o

Aquí está

mi corazón de papel

esperando en la esquina

la respuesta a sus porques

mi corazón de papel

donde han escrito recetas

amuletos y mi ayer

Desprendido de libros

diccionarios

estrujado

de tantos escenarios

reiventando

en ocultos calendarios

con borrones de espanto

tinta corrida de llanto

Corazón de papel

Con su café

se hecho barquito 

y como diez avioncitos

notas sin prisa del destino

letras que caen al vacío

de un adiós

En un mundo al revés

mi corazón de papel

No se sacude la arena ni la sal

con su aroma de otoño

que no encuentra su lugar

Y ahí lo ves

esperando en la estación

un poquito mas viejo

con un leve temblor

y su canción

todavía de pie

Mi corazón de papel

Anuncios

Señor de mi vida.

 

 
IMG_6790 2

 

Todos estos dias

todos estos llantos,

las mil y una noches

de vasos quebrados,

Señor de mi vida…

tu no me has dejado.

Estos doce meses

que han sido como años,

todos los silencios

todos los rechazos,

Señor de mi vida….

como me has amado.

Cerca de la muerte

cerca de lo bajo,

gritandote a veces

otras renegando,

con tanta paciencia

tu me has abrazado,

Señor de mi vida…

como me has salvado.

Ahora mis ojos

te miran tan claro,

muda de esperanza

con fuerza en mis manos,

sujeta de tu gracia

que nunca ha faltado,

Señor de mi vida…

cuanto que me has dado.

Y como el milenio

acumula peldaños,

así se me sobran

razones y cantos,

y ahora que vivo

gracias a tu mano,

ahora sin miedo

con fe te declaro,

Señor de mi vida….

dueño de mis años.

El sueño.

8328170594_a80a417342_z

“I dream. Sometimes I think that’s the only right thing to do.”

 Haruki Murakami 

Flotaba tranquilamente en un mar sereno y amable.

De noche era, noche oscura pero hermosa.

Una luces, de repente me tocaban.

Luces claritas, suavecitas.

Y aquella música, lejana y precisa, aquella música.

Abrí los ojos, y arriba solo ese cielo desconocido sin nubes.

Y mis ojos ya no lloran, ya no arden.

Y sonrío, no se porque, pero solo puedo respirar en paz.

Sigo flotando en la calma de este mar.

Siento que finalmente puedo estar.

Estar sin doler.

Sigue la música, con notas tan tiernas y únicas.

Y vuelven las pequeñas luces a tocarme, a abrazarme.

Entonces miro mi mano, y mi corazón se ensancha.

De mi diminuta mano salen unas alas transparentes.

Y bailan con el vaivén del mar y de la suave brisa arropa el aire.

Que bellas son, parecen de papel.

Y las lucecitas las tocan y mi mano ya no llora.

De noche era, noche oscura pero hermosa.