Manos de alfarero.

11413562353_83c0e83d4c_c

Junto a ti, encontré el lugar delicado que antes no vi.

No tengo prisa, porque ahora el tiempo no me afana.

Si lo que vale es conocerte…qué más da…soy como una niña…

Y ahora que estoy aquí, solo me importan tus palabras.

Oh, tus manos de alfarero!..

Para ti nada es mucho, ni poco, para ti solo hay sed que saciar y dolor que consolar.

Y hasta he descubierto que de vez en cuando, te pones a cantar…

 

Anuncios

Señor de mi vida.

 

 
IMG_6790 2

 

Todos estos dias

todos estos llantos,

las mil y una noches

de vasos quebrados,

Señor de mi vida…

tu no me has dejado.

Estos doce meses

que han sido como años,

todos los silencios

todos los rechazos,

Señor de mi vida….

como me has amado.

Cerca de la muerte

cerca de lo bajo,

gritandote a veces

otras renegando,

con tanta paciencia

tu me has abrazado,

Señor de mi vida…

como me has salvado.

Ahora mis ojos

te miran tan claro,

muda de esperanza

con fuerza en mis manos,

sujeta de tu gracia

que nunca ha faltado,

Señor de mi vida…

cuanto que me has dado.

Y como el milenio

acumula peldaños,

así se me sobran

razones y cantos,

y ahora que vivo

gracias a tu mano,

ahora sin miedo

con fe te declaro,

Señor de mi vida….

dueño de mis años.

El don fundamental.


6986249005_1b86c7ddd3

Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese

 toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. 1 Corintios 13:2.

El amor es lo que nos define como cristianos. Es la marca de nuestra fe, la prueba palpable de que Dios vive en nosotros. Se cuenta que el apóstol Juan, cada vez que predicaba en una iglesia, repetía una y otra vez : “Amense los unos a los otros”, y lo hacia de una manera insistente. Cuando alguien le preguntó en algún momento al respecto, el apóstol le respondió que cuando lográramos amarnos los unos a los otros en su totalidad, habremos alcanzado la meta.

Podemos llegar a tener mucho conocimiento bíblico, llegar a dominar cada tema y cada doctrina al cien por ciento, podemos tener los dones más llamativos y populares, y tener los templos más lujosos y las congregaciones más numerosas. Podemos presumir de nuestros logros, pero si lo que nos mueve no es el amor, si la razón principal en nuestro corazón no es amar, entonces todo aquel que no conoce a Jesús…vagamente escuchará lo que decimos Porque si no amamos y no mostramos amor, es como si habláramos en un idioma desconocido. Porque sin amor, no somos nada.

El evangelio en su más pura esencia es amor, cuantas veces olvidamos esa verdad, y nos enredamos en cosas que terminan por hacernos insensibles a la voz de Dios. No permitamos que nuestro espíritu se confunda. El camino del amor es el único que nos llevara hacia la madurez. Dios entregó a su hijo por amor y si hoy gozamos de salvación y vida eterna es por ese gran amor. Entonces, solamente amando podremos llevar la luz a un mundo que vive en oscuridad y dolor, un mundo donde reinan el rechazo y el odio.

El amor es lo que nos da valor, lo que nos eleva.

Amar, simplemente amar.