Nadie me las quita.

img_0940

Me he sentado a ver caer la tarde, me gusta atrapar ese momento que no es ni noche ni día, cuando el sol cansado derrama colores nostálgicos. Hoy el invierno ha huido no se adonde y por un momento sentí que no vivía en este norte frío.

Leo los días vividos, los callados momentos de soledad y oración, las preguntas y los desastres, las risas y los golpes.

Alguien me da dicho que extraña a la persona que era hace un tiempo atrás. Ciertamente ha habido cambios, probablemente los siga habiendo en los tiempos que siguen. Algunos han sido drásticos, otros mas suaves, sin embargo sigo siendo yo. Hay cosas que yo misma extraño, o digamos que todavía no me acostumbro a estar sin ellas, pero veo que todo este desprendimiento me ha dejado mas espacio para poder verme tal cual soy, para poder mirar mis desiertos y bosques con calma.

No siento emoción o expectación a lo que este por venir, mentiría si dijera eso. Las épocas de euforia han pasado, los días apasionados y de correr de un lado a otro se han ido y no se si volverán.

Un día a la vez y la vez un día. Vivir en medio de este mundo caótico con una enfermedad mental ya de por si es una batalla.

Te garantizo la sonrisa de hoy, pero no puedo prometerte la de mañana. Cada día tiene su propio mal y al final, no hay nada nuevo bajo el sol.

Y es que el trabajo de construir esperanzas solo no pesa cuando se miran esas otras esperanzas ciertas como cielo.

Esas, esas nadie me las quita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s