La melodía de Septiembre.

La melodía de Septiembre se cuela por mi ventana.

Hay tantos espacios obscuros en los meses que van pasando, como si el año se fuera arrastrando al compás de un vals melancólico y decadente.

Me decía un amigo, “creo que nadie me entiende”, y yo le respondí, es raro que pase, pero cuando suceda…disfruta el milagro. Al final hay almas que después de mucho intento finalmente bajamos las expectativas humanas y nos acurrucamos al lado de Dios. En silencio. En soledad. Con ese dolor de sabernos juntos y a la vez distantes. Pero aferrados. Y el pasa su mano por nuestra cabeza espantada por las pesadillas y no dice nada, su silencio es la comprensión más inmensa y más elocuente. Y eso lo aprendí hace poco.

Y Septiembre entra así con friecito por la puerta, con su canción desconocida, casi inaudible.

Y me rompo mucho sabes. Ya no soy la de antes. Tendrías que estar en mis chancletas para saber que se siente. Para entender que no siempre las fórmulas y las repeticiones funcionan como yo quisiera. Y aun así me lanzo al vacío de vivir cada dia. Dime que eso no es fe. Pero bueno, por ahí dicen que de los cobardes no se ha escrito nada, porque este mundo está lleno de fuertes y vencedores. Y uno que va atracito, haciendo lo suyo, lo que puede, pidiendo y orando ahí sin mucha algarabía y con pocas palabras, de nosotros tampoco se ha escrito nada. Porque nosotros somos los que escribimos. Solo que nuestras letras no se venden como pan caliente en las tiendas. Ya sabes. La gente prefiere otras historias. De esas que no dejan nada y no te hacen pensar ni te mueven el piso. En fin. Que no es fácil a veces encajar en los tumultos que tienen que cumplir con la buena vida. Porque nosotros vamos cuestionando y desenmarañando eso que llaman vida. A pura sangre y desgaste. Pero con la frente en alto. Aunque seamos los últimos en la fila y nadie nos vea.

La melodía de Septiembre es triste y con sonrisa de luna. Es un misterio.

Y como diría Marc Scibilia: “how bad we need each other…”. Que le vamos a hacer. Nos necesitamos.  A veces con desesperación y ahogo. Y es duro luchar contra la soledad. Porque nos necesitamos. Solo que este mundo está tan ocupado. Y vamos pasando entre la gente, por las calles repletas de rostros ausentes, y a veces pensamos…cuanto necesito un abrazo. Y se pierde el anhelo entre el ruido del tráfico. Y volvemos a casa. No queriendo que nos digan que hacer, o que decir, o adonde ir, o la receta de la vida felíz. Solo queremos un abrazo. Y poder llorar sin pena y sin temores. Y nos dormimos quien sabe a que hora, imaginando que Dios se sentó en nuestra cama a leernos un cuento. Y esperamos el próximo dia ser más fuertes, amar más, dar un pasíto más.

Es Septiembre. Y con melodía y un café está sentado en mi portal.

4 thoughts on “La melodía de Septiembre.

  1. Demasiado Hermoso! Toco mi corazon! Cuanta verdad, cuanto silencio, cuanta nostalgia y tanto amor que llevas dentro! Me gusto muchisimo! – Tuve alguien en la vida que ame, o crei amar, y se fue como cobarde y el se lleno de abrazos y me dejo en el olvido… Despues comprendi que tarde busque los brazos del mejor enamorado que es Cristo y sus abrazos son mas calidos y eternos que no se comparan a los abrazos de consuelo que aquel busco en otros brazos. .. Asi es la vida! Pero yo me quede con la mejor parte, sin duda. – Nany Lopez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s