Hay esperanza.

6034259172_bba46aa39a_z

Hay esperanza

Créeme

Se de los pozos sin fondo

De la soledad que duele

Hay esperanza

A veces pensamos que morimos sin remedio

Sentimos que morimos lentamente

Pero hay vida

Aun queda luz para el débil

No te rindas

No dejes que el sueño de la muerte te venza

Ora

Ora

No te rindas

Hay esperanza

No estás solo

Se de la tristeza profunda como el mar

Se de las sombras y penas sin nombre

Yo se…

Pero debemos continuar

Hay esperanza

Toma mi mano

Toma la mano de Dios

Mañana será un nuevo día

Deja que el sol te hable

Siente la luz del día en tus ojos cansados

Siente como se secan tu lágrimas con la brisa

Hay esperanza

No te rindas

Las melodías del cielo pronto estarán en tu alma…

Anuncios

Sueño de mar.

23295716279_1e2675d80e_o

El mar se me enredó en el cuerpo, y la espuma blanca acarició mi piel sin sueño.

He llorado sin saber, he llorado sin querer…

La sal se metió en mis poros, sal de vida azul.

Mi mar se enoja y se calma vez tras vez, tanta roca me hace daño, los recuerdos y los años se mezclan con los naufragios.

Respiro el mar, y me amarro esta tristeza, esta despedida eterna del deseo que no fue.

La distancia entre mis olas se ha hecho letra de coral.

Adonde voy?….Donde he estado?…

Soy ola inquieta, sueño de mar.

Nadie me las quita.

img_0940

Me he sentado a ver caer la tarde, me gusta atrapar ese momento que no es ni noche ni día, cuando el sol cansado derrama colores nostálgicos. Hoy el invierno ha huido no se adonde y por un momento sentí que no vivía en este norte frío.

Leo los días vividos, los callados momentos de soledad y oración, las preguntas y los desastres, las risas y los golpes.

Alguien me da dicho que extraña a la persona que era hace un tiempo atrás. Ciertamente ha habido cambios, probablemente los siga habiendo en los tiempos que siguen. Algunos han sido drásticos, otros mas suaves, sin embargo sigo siendo yo. Hay cosas que yo misma extraño, o digamos que todavía no me acostumbro a estar sin ellas, pero veo que todo este desprendimiento me ha dejado mas espacio para poder verme tal cual soy, para poder mirar mis desiertos y bosques con calma.

No siento emoción o expectación a lo que este por venir, mentiría si dijera eso. Las épocas de euforia han pasado, los días apasionados y de correr de un lado a otro se han ido y no se si volverán.

Un día a la vez y la vez un día. Vivir en medio de este mundo caótico con una enfermedad mental ya de por si es una batalla.

Te garantizo la sonrisa de hoy, pero no puedo prometerte la de mañana. Cada día tiene su propio mal y al final, no hay nada nuevo bajo el sol.

Y es que el trabajo de construir esperanzas solo no pesa cuando se miran esas otras esperanzas ciertas como cielo.

Esas, esas nadie me las quita.